Virus, virus, virus…

Virus, virus, virus…

Vivimos en una sociedad que está totalmente informatizada, casi cualquier trabajo que realizamos y una cada vez mayor cantidad de hobbies se desarrollan haciendo uso de ordenadores. Lógicamente, lo que más nos preocupa cuando trabajamos con ellos es la información que estos atesoran, es prioritario que esté segura, porque cualquier pérdida puede provocarnos muchos dolores de cabeza.

La mayoría de los problemas que nos ocasionan los ordenadores vienen provocados por los famosos virus, que no son más que malware que tienen por objeto alterar el normal funcionamiento de nuestro equipo, sin el permiso o el conocimiento del usuario. Los virus reemplazan archivos ejecutables por otros infectados con el código de éste y pueden llegar a destruir de manera intencionada los datos almacenados en un equipo. Ese es el objetivo de los antivirus; proteger nuestro trabajo, nuestros recuerdos, en fin… nuestra vida. El problema es que estos programas tan necesarios para dormir tranquilos suelen ser bastante pesados, es decir, ocupan bastantes recursos de nuestros equipos, volviéndolos lentos y convirtiendo nuestras tareas cotidianas en insufribles, llegando en algunos casos, al extremo de la desesperación.

Por tanto, mi consejo es que hay que buscar un buen antivirus que mantenga protegido nuestro equipo de cualquier amenaza sin que por ello nuestro trabajo se vea ralentizado. Estos programas, aunque son necesarios, suelen hacer crujir nuestros bolsillos y, por si fuera poco algunos vienen con tantas opciones, muchas de ellas poco importantes y casi siempre innecesarias, que resulta tedioso y en ocasiones complicados configurarlo. También los hay gratuitos, y algunos de ellos no son malos, pero la mayoría optan por la publicidad para obtener algo de rentabilidad y en muchas ocasiones ésta suele molesta para el usuario. Por otro lado, tenemos la alternativa de no instalar ninguno, pero nos quedamos sometidos a vulnerabilidades que harán que no durmamos tranquilos.

Mi recomendación personal, es que siempre, siempre… tengamos un antivirus instalado en nuestro ordenador, la cuestión es que hay que buscar la opción que más convenga a, por un lado, nuestras necesidades, ya que podemos disponer de un equipo más o menos potente que soporte mejor o peor nuestra solución contra los temidos virus, y por otra, una opción que económicamente se ajuste a nuestras necesidades. Pero, eso sí, en ningún caso recomiendo que trabajemos sin un mínimo de protección de este tipo, porque podemos encontrarnos con problemas que en algunos casos pueden tener una difícil solución.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>